Protocolo social

Tipos de presidencia en la mesa

Cuando nos reunimos alrededor de una mesa, es importante saber qué lugar debemos ocupar, según estés en calidad de anfitrión o de invitado o de si la comida o la cena es de carácter formal o informal. Por eso, dejaremos unos tips en esta entrada, que reforzarán tu seguridad la próxima vez que te encuentres en este tipo de situaciones.

Si se trata de una reunión formal, como puede ser una comida de negocios o un evento corporativo; por regla general, debe haber un «seating» en la entrada del salón, que nos indique cuál será nuestra mesa.

Una vez localizada podemos encontrarnos con una mesa redonda, en cuyo caso las precedencias quedarán más diluidas, dejando un escenario más equitativo en cuanto a los rangos de los comensales. Si no está indicado el asiento de la persona que presidirá la mesa, deja que alguien te lo indique, o que él o ella tome asiento. A partir de la presidencia y por regla general, el resto de comensales irán sentados conforme al sistema cartesiano según su rango; aunque existen otros sistemas que pueden ser empleados si se adaptan mejor al criterio utilizado para establecer las precedencias.

Otro tipo de mesa con el que nos podemos encontrar es la mesa alargada (rectangular u ovalada) en cuyo caso existen dos tipos de presidencias: la presidencia inglesa y la presidencia francesa.

Foto: Downton Abbey. Presidencia francesa

La presidencia francesa es la que deja al anfitrión o anfitriones en la zona central de la mesa; mientras que la presidencia inglesa es la que coloca al anfitrión o anfitriones en las cabeceras o extremos de la mesa. En ambos casos el resto de los comensales irán colocados según su rango conforme al sistema cartesiano, generalmente.

Si se trata de una reunión informal, tal como puede ser una comida familiar o de amigos; debes saber que si tu presencia es en calidad de anfitrión, deberías sentarte en el lugar más cercano a la cocina o a la puerta de servicio para que cuando necesites entrar y salir o atender al personal del servicio, no molestes al resto de comensales o invitados.

Si, por el contrario, tu presencia es en calidad de invitado deja siempre que el anfitrión o anfitriones se sienten primero y si la ocasión no lo permite, procura dejar libres los asientos que antes indicábamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *