Protocolo social

Cómo ser el invitado perfecto en una cena de empresa

Como bien dice el refrán, «en la mesa y en el juego, la educación se ve luego». Es por eso, que cada vez más empresas organizan eventos como este para conocer más a sus trabajadores, por lo que no se sabe muy bien si se trata de una celebración en realidad o de una trampa.

Según una encuesta realizada por la empresa de selección de personal Monster, casi el 40% de los trabajadores se arrepienten, alguna vez, de su comportamiento en la cena de empresa, llegando a ser causa de despido en algunos casos. 

Moraleja: en el entorno profesional, cuida siempre tu imagen.

Aquí te dejo 10 consejos para ser el invitado perfecto.

  1. No faltes. Siempre que no exista una razón de peso, no faltes a la cita ya que puede no estar bien visto rechazar la invitación de tu jefe.
  2. Sé puntual. No dejes que todos tus compañeros y jefes lleguen antes que tú. Si es posible, procura estar 5 o 10 minutos antes.
  3. Etiqueta. Se trata de un acto informal pero no por ello debemos descuidar la vestimenta. Te aconsejo que ajustes tu imagen al lugar escogido para el evento, utilizando colores discretos y elegantes. Evita llevar la camisa desabrochada si eres hombre y escotes muy pronunciados o faldas muy cortas, si eres mujer.
  4. Conversaciones. Quedan prohibidos temas de conversación conflictivos como el trabajo, la política, el fútbol o las críticas hacia otros compañeros. No hables con la boca llena, cuida tu vocabulario y no pretendas ser el centro de todas las miradas.
  5. Modera el consumo de alcohol. Procura controlar la bebida y sino puedes, es preferible que no empieces; solo así evitaremos perder el control de nuestros actos y hacer cosas de las que luego podamos arrepentirnos. Un «medidor» podría ser que bebieras tanto como los jefes, pero nunca más que ellos.
  6. Mantén a raya la gula. Si llegas hambriento a la cena, procura que no se note. No te comas tú solo el plato de los entremeses a compartir, ni tampoco acabes con el pan antes de que hayan servido la comida. En resumidas cuentas, procura tener la boca vacía más tiempo que llena.
  7. La mesa. Recuerda que tu pan es el de la izquierda, que los cubiertos tienes que usarlos de fuera hacia adentro, que la servilleta tiene que estar en las piernas y no en el cuello de la camisa y que tus codos no deben invadir el espacio de tus compañeros.
  8. El flirteo. Ten presente en todo momento que no estás de parranda con los colegas y que no deja de ser un entorno profesional. Evita ligar con nadie y mucho menos con compañeros/as de trabajo.
  9. Sé agradecido. Dice el refrán que es de bien nacido ser agradecido, así es que no te vayas del evento sin darle las gracias a tus jefes por la invitación.
  10. No seas el último en irte. Al igual que no deberías ser el último en llegar, tampoco debes ser el último en irte.

Para terminar, y si a pesar de todo se te ha ido de las manos, aún queda una solución… Sé consecuente, discúlpate y coge un taxi que te lleve a casa, porque una retirada a tiempo siempre será una victoria.

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *